La mayor parte de la innovación en política proviene de las campañas insurgentes


COMPOL 100: La revista Washington COMPOL lanza la convocatoria oficial para nombrar a Los cien profesionales políticos más influyentes del año. Envía tu nominación hoy: http://mprgroupusa.com/washington-compol/compol100-2019/

(Postula hasta el 28 de Febrero)


Joe Trippi, uno de los estrategas más experimentados en los últimos tiempos nos describe por qué no hay nada en este mundo como una campaña presidencial.

Su experiencia lo ha llevado a sostener asesorías en el Senado de EE. UU., en campañas para Gobernador y en campañas para Primer Ministro o Presidente de países extranjeros. Joe Trippi, tiene una vida llena de éxitos, primero como estudiante de ingeniería y luego como un as de la tecnología. Esta es la conversación establecida con Washington COMPOL.

Se dice que solo una vez ha trabajado directamente para un gobierno. ¿Hay algún motivo para que no se haya comprometido con la administración pública en particular?

Me tomó alrededor de cuatro meses descubrir que se puede tener una cura para una enfermedad debilitante y aun así, había una buena probabilidad de que muriera en el comité. Todo se movió tan lento que me di cuenta que la administración pública nunca iba a ser para mí. Había mejores formas en que podía marcar la diferencia o tener un impacto.

En las décadas que usted ha sido protagonista de las campañas estadounidenses, ¿Cuáles valores permanecen y qué efectos han cambiado?

Creo que la evolución de la tecnología ha aumentado constantemente y así el conocimiento a través del  acceso a la información y con esa información y conocimiento ha aumentado el poder, literalmente, en manos de la gente. Eso ha significado una capacidad decreciente de los líderes y las instituciones para mantener la información, el conocimiento y el poder para sí mismos. El cambio ha sido persistente e implacable, y no siempre para bien.

¿Qué aspectos observa u observó usted de un candidato antes de decidirse a trabajar con él?

Mi trabajo no es ayudar a elegir a alguien que me represente, sino ayudar a elegir a alguien que represente a su distrito, estado o país. Pero quiero trabajar con individuos que quieren marcar una diferencia positiva en las vidas de las personas. Intento trabajar con líderes que se apasionen por unir personas y no por dividirnos.

¿Cómo un estudiante de ingeniería en aeronáutica logró involucrarse en el mundo de la política?

Siempre he luchado con este conflicto. Cuando era más joven, a menudo me preguntaba qué cambiaría más la vida de las personas: ¿tecnología o liderazgo político? Así que seguí flotando entre esos dos mundos. Para ser sincero, el teléfono celular probablemente ha cambiado la vida de más personas que la mayoría de los políticos, ¡así que tal vez al final tomé la decisión equivocada! Pero creo que pasó suficiente tiempo en ambos mundos, tratando constantemente de unirlos. Instalé la primera computadora en una campaña en 1981 y, por supuesto, encabecé la campaña Dean for America, que fue pionera en la forma en que la tecnología afecta nuestra política actual. Así que aprecio que tuviera ese trasfondo, no creo que estaría donde estoy hoy si no hubiera luchado todos estos años con esas ideas competitivas.

¿Cuál fue el secreto (si se puede compartir) para derrotar en campaña a la hegemonía que mantenía el Partido Republicano en la década de los 90 en el Estado de Oregon?

Sí, tuve una carrera bastante buena en ese entonces en uno de mis estados favoritos. Ayudando a elegir y reelegir a un gobernador demócrata. Ganar una elección especial para elegir al primer senador demócrata de Estados Unidos en décadas. Y derrotar en el Congreso a un miembro del partido Republicano. Estaba claro para mí que el estado estaba hambriento de cambios. Pero no fue fácil. Los republicanos en el estado tenían todo el dinero y las carreras fueron algunas de las más duras y negativas en las que he participado. Pero había perdido algunas carreras difíciles en el estado anteriormente y pude aprender de esas pérdidas.

“Instalé la primera computadora en una campaña en 1981”.

Usted ha revolucionado la manera de hacer política por medio de medios digitales. ¿Qué recomendación le daría a los consultores, según su experiencia, para hacer cosas innovadoras?

Bueno, la mayor parte de la innovación en política proviene de las campañas insurgentes. Casi nunca verá la campaña de un candidato innovar. Son los insurgentes, los desamparados, los que no tienen fondos suficientes, los que tienen que encontrar otra forma de ganar; eso innova para encontrar otra manera de llegar allí. En el ámbito político, pasé la mayor parte del tiempo trabajando para insurgentes como Howard Dean o personas que no tenían casi posibilidades de ganar como Doug Jones. Se tiene mucha más libertad para innovar porque es un deber. Vimos lo mismo en el lado republicano con Twitter en 2016. Donald Trump usó Twitter de una manera que ninguno de los otros contendientes republicanos habría pensado probar.

“Donald Trump usó Twitter de una manera que ninguno de los otros contendientes republicanos habría pensado probar”.

Trippi dirigió la campaña de Doug Jones

¿Cómo puede ganar credibilidad una campaña para recaudar fondos, en este momento, en una elección de gran magnitud como la estadounidense?

Creo que las elecciones de 2020 demostrarán que todavía estamos en la primera infancia en el uso de lo digital para contribuir y participar en política. En 2003, la campaña Dean tuvo unos cientos de miles de contribuyentes que donaron algo así como $50 millones para la campaña. Nadie pensó que eso fuera posible.

Cuatro años después, en 2008, la gente habla del “milagro” de la campaña de Obama con 3 millones de personas que aportaron más de medio billón de dólares a esa campaña. Pero cuando se mira de cerca, hay más de 300 millones de estadounidenses. Sí, hay niños en ese número y personas que todavía no han alcanzado la mayoría de edad, pero hay 3 millones de personas que contribuyen a la campaña de Obama? Eso es solo el 1% de la población estadounidense. Es ridículo pensar que es ahí donde se detiene.
¿Qué sucede cuando la campaña de un candidato puede hacer participar al 10% o al 20% de los estadounidenses? Vamos a averiguarlo y puede suceder ya en 2020.

¿Cuál es el momento que más recuerda de haber trabajado para la campaña presidencial de Ted Kennedy a finales de los 70s?

Su discurso en la Convención Nacional Demócrata en el Madison Square Garden. Tenía 24 años y era gerente de piso para el senador en esa convención. Sus palabras: “Para todos aquellos cuyo cuidado nos concierne, el trabajo continúa, la causa perdura, la esperanza sigue viva y el sueño nunca morirá”, se han quedado conmigo desde entonces y en los tiempos oscuros que llegaron después de una pérdida me ayudaron a mantenerme en la pelea.

¿Qué diferencias puede describir entre una campaña al Senado frente a una a la presidencia de los Estados Unidos de América?

No hay nada en este mundo como una campaña presidencial. He trabajado en el Senado de EE. UU., en campañas para Gobernador y en campañas para Primer Ministro o Presidente de países extranjeros y nada remotamente se acerca a una campaña presidencial de los EE. UU.

Les digo a todos que deben aspirar a trabajar en una campaña presidencial en su vida. Que es una experiencia inolvidable. Cuando todo termine, dirán “wow, esa fue la mejor experiencia de mi vida, pero por favor, Dios no me dejes hacer eso otra vez”. Por supuesto, necesito aprender a seguir mi propio consejo sobre este tema.

Cuéntenos, ¿hubo algún ingrediente especial que originó la victoria de un candidato que, carecía de pronósticos favorables? Hablamos del caso de Seth Moulton para la Cámara de Representantes.

Seth Moulton es un verdadero líder que se dedicó al servicio de su país. Alguien que no es de la política y no piensa políticamente. Ese fue el ingrediente especial. La gente estaba cansada de la política como de costumbre en Washington. Seth Moulton estaba detrás por 53 puntos en esa carrera, pero por ser quién era y por su nuevo enfoque que era tan cautivador, fue capaz de subir al liderato y ganar. Creo que veremos más veteranos y más líderes siervos en el Congreso este año tras la victoria de Seth Moulton.

Usted logró victorias en Grecia, Inglaterra e Italia al asesorar a tres candidatos ganadores para ocupar los puestos de Primer Ministro. ¿En qué se diferencian esas campañas europeas a una norteamericana?

He trabajado en Europa, África, Asia, Medio Oriente y en antiguos países del bloque oriental y lo que es sorprendente para mí es cómo la gente tiene las mismas preocupaciones en todas partes. En Bagdad, o Des Moines, Atenas o Belgrado, los votantes tienen las mismas preocupaciones: “¿Podré encontrar un trabajo? Si mi hijo se enferma, ¿Podré llevarlo al médico? ¿Estoy seguro? (y Podré estar a salvo del crimen o a salvo del país de al lado) etc. Lo que es diferente tiende a ser el orden de esas preocupaciones. El día antes del 11 de Septiembre, la mayor preocupación en los EE. UU. era la economía, al día siguiente se convirtió en la seguridad.

¿Cuál fue el momento más difícil de su carrera?

Todas las pérdidas son difíciles, pero la pérdida de Tom Bradley en la elecciones para Gobernador de California en 1982 fue devastadora. Él habría sido el primer gobernador afroamericano de un estado desde la reconstrucción. Yo era el Vicepresidente de Campaña y tenía 25 años. El estado tenía alrededor de 27,000 recintos en ese momento y perdimos por una diferencia de alrededor de 35,000 votos. Solo un poco más de 1 voto por precinto. Me enseñó mucho acerca de cada conteo de votos y cómo un margen tan pequeño puede cambiar el curso de la historia. Sospecho que hay muchos de 25 años que trabajaron para Hillary Clinton en 2016 y que están aprendiendo lo mismo.

La campaña de Jones fue la de tipo o presidencial más dura de su carrera, dijo Trippi.

Usted mencionó que la tecnología restauró el alma de la política. Si esto es así, hacia dónde vamos?

Bueno, lo que quise decir es que las personas son el alma de la política y que la tecnología está haciendo que la gente vuelva a este proceso. Pero es posible que haya hablado demasiado pronto, porque al igual que cualquier otro avance tecnológico que empodere a las personas, también puede usarse para manipularlas. Pero al final soy un optimista. Creo que la gente encontrará formas de unirse, pero creo que va a ser un viaje duro y accidentado antes de llegar allí.

¿Cuál es el consejo que le daría al presidente Donald J. Trump en este preciso momento y si tuviera la oportunidad?

Que intentara ser el presidente de todos los estadounidenses.

¿Cómo fue su experiencia en Bahrein? Se dice que no hubo problemas para trabajar con ellos.

Las circunstancias fueron que el Gobierno quería crear una forma de interactuar directamente con la gente. Usar la tecnología para dialogar con los ciudadanos y llegar a mí como alguien que podría ayudar a hacer eso. Fui ingenuo al pensar que tal cosa era posible dado que las cosas habían disminuido cuando me pidieron que ayudara. Pero pensé que valía la pena intentarlo. Estuve involucrado durante unos meses antes de darme cuenta de que no era posible debido a las tensiones. Lo único que hizo que valiera la pena fue que pude influir en la liberación de los médicos que habían sido arrestados y sentenciados por tratar a los manifestantes en ese momento. Así que por mucho que me culpe a mí mismo por ser ingenuo, me alegro de haber poder hacer algo bueno por esos doctores.

De Fox News a CNN, ¿son los medios de comunicación un ejercicio real de poder para un consultor en este tiempo?

He sido colaborador en MSNBC, CBS, FOX y CNN a lo largo de los años, y, por supuesto, muchas cosas han cambiado desde ese momento. Intento ser un analista que explica las cosas y lo hace de forma civil. Tal vez soy el último de una especie en extinción, pero creo que es importante tener una discusión civil, no una pelea a gritos.

¿A quién considera el político más influyente de los tiempos presentes?

Tiene que ser Donald Trump. Te guste o no, él domina toda la cobertura e influye, tanto en los que lo apoyan, como en los que se oponen a él en todo lo que hace.

¿Cuál es el error que jamás volvería a ocurrir en su trayectoria?

He cometido muchos errores durante más de 40 años. Pero no puedo elegir solo uno y no puedo prometerles que no voy a repetirlos.

¿Cómo diseñó la recaudación de fondos exitosa que implementó para la candidatura de Howard Dean?

Sabía que quería llevar a cabo una campaña de forma diferente y tratar de empoderar a las personas y darles una parte de la propiedad de la campaña. Toda la campaña fue estructurada para hacer justamente eso. Empoderar a las personas y darles propiedad en la campaña. En política, todo se dirige de arriba hacia abajo. Desde el principio, fuimos una campaña de abajo hacia arriba. Solo podríamos hacerlo si las personas que nos apoyaron trabajaban  para ello y nos dieran los recursos que necesitábamos y la gente realmente respondió a ese empoderamiento. Eso es lo que atrajo a tantos a contribuir y participar directamente en la campaña de Dean.

Según Trippi, la campaña de Jones tuvo un increíble equipo y esfuerzo.

Cuéntenos sobre las campañas de Jerry Brown y Doug Jones ¿Cuales fueron los mayores retos? Y ¿cómo los resolvieron?

Son dos campañas completamente diferentes. Jerry Brown estaba haciendo un intento de regreso en un estado que tiende a votar por los demócratas a pesar de ser increíblemente superados. Doug Jones era esencialmente un candidato que por primera aspiraba a un cargo de elección popular  en un estado que no había elegido a un demócrata para el Senado de los Estados Unidos en 25 años y donde nadie pensó que eso cambiaría por otros 25 años. US$187 millones para Meg Whitman y US$40 millones para Jerry y ella tenía una ventaja de 9 puntos 60 días antes de las elecciones.

Meg Whitman comenzó la campaña como la nueva cara del cambio y Jerry Brown como el candidato que había existido por siempre. Tomamos una decisión calculada para dejarla pasar anuncios de televisión durante todo el verano sin parar. A principios de septiembre había estado en la televisión durante meses y había construido esa ventaja de 9 puntos. Cuando comenzamos la campaña de televisión, Meg se había convertido en la candidata que siempre salía en la televisión, tanto que la gente estaba cansada de ella, y Jerry, de repente, era la nueva cara de la que la gente no había tenido noticias. Funcionó y terminamos ganando por 14 puntos: la carrera cambió 23 puntos en 60 días.

Y la de Doug Jones…

La campaña de Doug Jones fue la campaña no presidencial más dura de mi carrera. Más difícil incluso que la victoria de elección especial de Ron Wyden en la que trabajé en Oregon tantos años antes. Sólo dormía 2 horas por noche cuando dirigí la campaña de Dean para presidente, lo mismo pasaba durante la campaña de Jones. Pero Doug Jones fue una roca durante toda esa campaña. Es una de las personas más decentes para las que he trabajado y creo que la gente de Alabama vio eso en los anuncios de televisión. Nos aseguramos de que la mayor parte de nuestros anuncios de televisión fueran de Doug Jones hablando directamente con la gente. La carrera fue literalmente una carrera de un punto durante 8 o 9 semanas.  Hicimos 47 anuncios y terminamos poniendo solo 17 de ellos en televisión. Eso solo sucedería en una campaña presidencial. Tuvimos que producir una participación histórica entre los demócratas, obtener suficientes republicanos en Alabama para votar por Jones o que se quedaran en casa o escribieran a nombre de algún otro republicano. Fue un increíble equipo y esfuerzo de equipo.

Instaría a todos a que vean el lugar que dirigimos llamado “Honor” (que también fue un esfuerzo de equipo) para ver el mejor ejemplo de nuestro mensaje y para tener una idea verdadera de Doug Jones y su decencia. Ganamos por 23,000 votos y nunca he estado más feliz en ninguna otra noche de elecciones.

“No hay nada en este mundo como una campaña presidencial”.


EVENTO RECOMENDADO

La gala de los #Napolitans se llevará acabo el 5 y 6 de abril en Washington, D.C.
http://napolitans.org/ ⬅