Lo que tiene que tener un buen marketing político

Por: Carlos de Luna Arce

Sin lugar a dudas, la mercadotecnia es una de las herramientas más valiosas para darle rumbo a un negocio; sin embargo, también ha cobrado gran relevancia en la política.

En los últimos años, el marketing político se ha enfocado en los medios masivos de comunicación tradicionales, entre los cuales están los espectaculares, la radio, las revistas, la televisión y la prensa. Aquí, la estrategia creativa de comunicación juega un papel muy importante en la transmisión. Pero a estos medios, se ha añadido el marketing digital, el cual está revolucionando todo.

El marketing en la política

En la actualidad, hay mucha turbulencia en el ambiente político. Con tantas noticias que han devaluado a los gobernantes y funcionarios públicos, los ciudadanos (o segmento blanco objetivo) ya están vacunados de promesas de campaña y de plataformas de comunicación inertes. El pueblo ya no quiere creer. Por eso, la mercadotecnia se ha convertido en una herramienta indispensable en este campo. Ella te hace ganar o te hunde.

En la acción de un político, se pueden reconocer dos tiempos distintos en los que el marketing está presente: cuando es candidato y presenta sus propuestas de campaña –con un eslogan y una serie de aplicaciones gráficas que marcan su identidad– y cuando se convierte en triunfador de una contienda electoral y comienza su gestión en un cargo público. Son dos fases diferentes, las cuales ocupan alinear estrategias de mercadotecnia en el tono de un ganador que genere confianza.

La mercadotecnia se ha convertido en una herramienta indispensable en este campo. Ella te hace ganar o te hunde.

Errores, aciertos, verdades, mentiras. Todo puede ser utilizado a favor o en contra. Las personas compran ilusiones: se fijan en la apariencia del personaje, su acento, su dicción, el color de su cabello, su peinado, la pareja que lo acompaña y hasta en sus preferencias sexuales. Es evidente que las señales que envía un individuo son las mismas que recibirá en los comentarios de otros.

Por ello, los políticos deben ser asesorados en cuanto a protocolos y manejo de reglas de urbanidad que los distingan. Actualmente, se está expuesto a millones de celulares con una cámara de video y fotografía, que capturan momentos y permiten su difusión en las redes sociales. Presidentes, gobernadores, alcaldes, senadores, diputados… en fin, toda figura pública está expuesta las 24 horas del día.

Algunas sugerencias para los políticos

  • Consulte a un asesor con experiencia y con buena reputación, con campañas ganadoras.
  • Lea, lea y vuelva a leer sobre marketing político.
  • Asista a seminarios o foros sobre esta disciplina.
  • Realice sesiones de grupo en las que reciba retroalimentación de su actuar y comportamiento. Lo importante es no ser adulado por su equipo de trabajo.
  • Revise casos de éxito y fracaso de candidatos y gobernantes.
  • Escuche la voz del pueblo.
  • Elija dos o tres temas baluarte de su gestión o campaña.
  • Revise e investigue el sentir y pensar del ciudadano (fíese solamente de fuentes certeras).
  • Defina la línea de acción del eslogan que lo acompañará en su periodo de candidato o gobernante. Esté consciente de que la vigencia de una gestión apenas es un pestañazo (dura tres, seis o algunos años más, pues hay quienes hacen de esto su forma de vida); sin embargo, es necesario revitalizar la imagen y discurso constantemente.

En el proceso de comunicación utilizado en el marketing, existen dos problemas que se deben atender de forma especial: intensidad y contenido. Normalmente, para los gobiernos y políticos el presupuesto de publicidad no es un problema, pero sí lo es el contenido de esta, pues comunican tantas promesas que llega un momento en el cual la ciudadanía no entiende el mensaje y califica todo de irreal. Es decir, se disipa la credibilidad y, por ende, la popularidad.

El estar cerca de la población para conocer sus necesidades y satisfacerlas, genera mayores dividendos que el anunciar grandes obras que nunca van a ser apreciadas por el electorado. Es muy común escuchar de gobernantes que realizaron aportes en infraestructura; pero que estuvieron muy lejos del pueblo: al final de su administración, son recordados por su frialdad y distancia.

El marketing digital

Es una realidad que los medios digitales han transformado la forma de comunicarse y persuadir a los demás. Las redes sociales son canales de comunicación en donde cada individuo puede interactuar con sus amigos, familiares y todas las personas con gustos o intereses en común. La información vuela en cuestión de segundos por todo el país y el mundo.

El internet agiliza y transparenta el proceso de comunicación; por eso, incrementa el impacto de la campaña de un candidato.

Para los políticos, las redes sociales son una nueva plataforma para dar a conocer sus acciones, conversar con la ciudadanía y estar al pendiente, de forma personalizada, de su audiencia. Por supuesto, también son un medio para que los detractores ataquen y señalen sus malas acciones.

El líder político debe tener bien claro que la mercadotecnia es una espada de doble filo. Por esta razón, no debe quedarse en la operación de las actividades y sobre todo, tiene que desarrollar una gestión humanista.

Un marketing bien llevado garantiza el triunfo; lo contrario, es una derrota indiscutible. En la política, está claro que para los candidatos y los gobernantes es todo o nada.

Fuente: liderempresarial.com