Imagen Política: La dura metamorfosis de Dilma Rousseff

Dilma Rousseff

La primera presidente mujer del Brasil, que tuvo su inauguración ya hace más de un año, pasó por una dura metamorfosis de mejoramiento de apariencia durante su campaña.De 63 años de edad, Dilma Vana Rousseff, definitivamente no es un cliché de la mujer brasileña. La agresiva ex militante de izquierda acaba de tomar la silla principal en uno de los países de más alto perfil que surgieron en los últimos años. Como presidente de Brasil, Rousseff, se eleva automáticamente hasta una posición bastante visible. Ella ya ha sido clasificada por Forbes como la 16va persona  más poderosa del mundo, justo por delante de Steve Jobs, Nicolas Sarkozy y Hillary Clinton. El logro innegable de alcanzar la presidencia como la hija de un padre búlgaro y madre brasileña no fue fácil. Rousseff sufrió dramáticos cambios físicos y de carácter para conquistar a los electores del pasado presidente Lula, que fueron cautivados por su carisma – que, como se verificó en las elecciones de octubre, dio los resultados esperados. Rousseff venció a su oponente con el 56% de los votos.

La mirada rigurosa, seria y poco amigable, que le llevó décadas para lograr tenía que desaparecer en menos de un año y cambiar a una mirada que la haga ver más amigable, de acuerdo con los planes establecidos del Partido de los Trabajadores (también llamado Partido dos Trabalhadores).

[fbphotos id=144557772263983]

 

Fuente: Huffington Post