Las manos de Merkel

lasmanosdemerkel

Por Antoni Gutiérrez Rubí

Hay ocasiones en las que un simple gesto, realizado infinidad de veces, constituye la identidad de una persona. Cada vez que vemos ese gesto, lo relacionamos −sin pensar− con ella. Es el caso de Angela Merkel y sus manos. La Canciller alemana abusa del gesto de juntar los dedos, en forma de diamante, y lo hace siempre. Se trata de un gesto que quiere mostrar tranquilidad, seguridad. Y ya es reconocida por ello.

La prueba está en el grandioso cartel electoral que han creado desde su partido. Se trata de un gigantesco cartel de 2.400 metros cuadrados. Una composición realizada en ordenador con más de dos mil fotos más pequeñas de manos de simpatizantes y voluntarios del partido. Se ha ubicado en el corazón de Berlín, junto a la estación central, no muy lejos del Bundestag y de la sede de la cancillería. A su lado, en un segundo panel, el mensaje. Dice: «El futuro de Alemania, en buenas manos. CDU», haciendo referencia a las manos de Merkel. Un lugar donde cada día pasan decenas de miles de personas, las cuales reconocen sin dudar el gesto que se muestra en el cartel, asociándolo a su canciller.

merkel

El uso de manos como arma política, donde son reconocibles los gestos, está muy arraigado en el tiempo, aunque ahora, en Alemania, habrá que añadir este.

Hay otros gestos icónicos históricos, como muestro en esta presentación sobre el uso de la gestualidad en política:

Fuente: Blog de Antoni Gutierrez-Rubí