Democracia 2.0 ¿Estamos listos?

democracia 2.0

Por: Elias Galeana Morales

En 1959, el ingeniero y científico Paul Baran presentaba un estudio de descripción y organización de redes en computadoras basada en la conmutación de datos. Las máquinas estarían conectadas unas a otras y aunque alguna fallara o fuera destruida, el sistema seguiría seguro y funcionando. Aunque la tarea de Baran fue impulsada para un proyecto militar, no se imaginaban que estaban desarrollando el arma social más grande que hemos conocido hasta ahora…internet. El estudio explicaba tres clases de distribución de redes:

image

 

Contar la historia del internet no es el objetivo de esta historia, pero usar la imagen anterior a manera de explicación, sí.

Los modelos institucionales, de gobierno y representación popular que tenemos hoy en día -los ciudadanos del siglo XXI- fueron diseñados para ciudadanos del siglo XIX , con las tecnologías de información del siglo XV. Hace más de 500 años, efectivamente, resultaba imposible el nivel de comunicación que tenemos ahora, y la mejor opción era que uno (o unos pocos) tomarán las decisiones por todos, y el resto, cada cierto tiempo podría enterarse de esas tomas y quizá participar en la elección de esos representates. Es decir, la red estaba claramente centralizada y en algunos casos positivos, alcanzaba un nivel de descentralización. Sin embargo, quienes no forman parte de los nodos están ajenos al sistema, y su único roll, es el de cada cierto tiempo “elegir” a los que sí.

Pasaron los años, los siglos incluso, cambió nuestra sociedad, cambió nuestro mundo, cambiaron las tecnologías de la información y con ellas la forma en que nos comunicamos , pero sobre todo, la forma en que nos organizamos; el internet y las redes sociales sirven ahora como plataforma para convocar, movilizar y expresarse, y nos demuestran que el modelo deRed Distribuida llegó, y no piensa irse a ningún lado. Las preguntas son:

¿Y nuestras instituciones cómo dan el salto?¿Y nuestros partidos políticos? ¿y nuestros candidatos?

México es testigo y actor de movilizaciones y expresiones sociales sin precedentes, la aldea global de MacLuhan cada vez está más conectada y organizada, y sus habitantes, exigen cada vez más participación en la toma de decisiones, vigilan de cerca a quienes los representan, y castigan o aplauden en la red según sus acciones. Hoy más que nunca exigimos como ciudadanos que nuestra voz vaya más allá de elegir a representantes cada cierto tiempo, hoy estamos seguros que podemos todos participar en la conversación, en la generación de ideas y en la supervisión de los proyectos. En el mundo entero se están desarrollando herramientas creativas y tecnológicas que permiten desarrollar el diálogo y la propuesta: Democracy Os en Argentina, la Escuela de Innovación Política en Colombia, “MuchoConPoco” en Latam, y el mismo “Codeando México” son ejemplos vivos de la capacidad ciudadana y de las bondades tecnológicas que podemos tener para organizarnos y generar un cambio.

No se trata de destruir un sistema a base de protesta y radicalización, se trata de cambiar las herramientas con las que puede funcionar ese sistema y también de proponer soluciones creativas para el desarrollo de esas herramientas. Los ciudadanos estamos listos y exigimos participar y proponer; los partidos políticos debemos ser y servir como plataformas del diálogo, la inclusión y el desarrollo ciudadano, debemos también estar abiertos a la propuesta, a la modernización de nuestros sistemas, a la transparencia de nuestras decisiones, pero sobre todo, a entender que no somos el sistema ni el gobierno absoluto, pues la política es apenas una capa superficial de lo que significa gobernar; los candidatos -y sus equipos- deben ser conscientes que las redes sociales no sirven sólo para anunciar la visita a la colonia, para presumir la foto en algún evento o hacernos saber en dónde se encuentran. Ellos deben ser generadores del cambio, saberse un nodo más de la red distribuida, motivar más a la conversación y por qué no, ser los pioneros de una nueva forma de hacer política, pero sobre todo una forma de gobernar.

La democracia 2.0 ya se está ejecutando, para esa democracia se necesitan candidatos y partidos digitales, pero de eso hablaré en mi próxima historia.

Si llegaste hasta aquí, gracias por leerme. Si te gustó, puedes compartir. Te invito a que te unas a la conversación.

Fuente: Blog novagob