Es clave que usted investigue siempre en política

Por: Leonardo Gil

La investigación debe ser la piedra angular y el punto de partida de toda campaña electoral. Con ella sabremos el tipo de elección y su perfil, quienes son los contendientes de manera exhaustiva, el entorno en el que se desarrollara la contienda, y sobre todo el tipo de electores más afín a nuestra propuesta.

barack-obama-ninos-644x3621

Para conocer al electorado es muy peligroso llevarse solo de la intuición y la experiencia ya que esto no siempre es suficiente, necesitamos ir a la mente del elector, saber que lo motiva, cual es la variable que lo mueve, cual es su estado de ánimo, con que sueña y que le quita el sueño; y obviamente la mejor manera para acercarse al electorado y conocer su razón de voto es haciendo una investigación objetiva y técnicamente sustentada. Una buena investigación nos permite elaborar una estrategia correcta de campaña, definir las tácticas, elaborar el mensaje y determinar los canales y medios adecuados para hacerlo llegar de manera eficaz a nuestro público objetivo de electores.

La investigación brinda datos valiosos para conocer las circunstancias, el momento político, el ambiente social, el nivel de antagonismo con los adversarios y la fuerza con la que el propio partido cuenta. Se identifican las fortalezas y debilidades de los candidatos, las posibles alianzas y los temas de campaña.

En la investigación política electoral por un lado se encuentran las técnicas que tratan de responder al “Qué” y al “cuánto”, estas son las técnicas cuantitativas en su estado más puro. Dentro de este conjunto se cita sobre todo la encuesta o sondeo estadístico. En el otro conjunto metodológico, el objetivo de investigación es distinto. La metodología cualitativa busca conocer el “Porque”, y dentro de estas técnicas se citan los grupos focales, las entrevistas a profundidad, etc. Todo esto es lo que llamamos estudio de opinión, que no es más que la manifestación verbal de una posición ante algo o alguien, por lo tanto las encuestas no son pronósticos, no se sabe que va a pasar en adelante. Lo que una encuesta hace es simplemente medir el momento en el que se hizo y hacia atrás. Se puede medir que pensabas, que piensas hoy, pero una encuesta no puede medir que pensaras mañana.

Teóricamente para que haya opinión pública se requieren tres elementos: un grupo que opine, un tema del que opinen y una división de opiniones. Entonces la opinión pública no es más que un agregado de opiniones privadas de todo tipo de gente. Cuando la opinión pública comienza a ser considerada científicamente quitamos el monopolio de la opinión a los políticos y comunicadores; anteriormente los periodistas y analistas escribían “a ese senador no lo conoce nadie” ahora no dicen “nadie lo conoce” ahora dicen “solamente el 11% de la población conoce a ese senador”; ahora se maneja la información con porcentajes. Ponerle numero a la parte de opinión publica genero una nueva forma de verla, entonces todo lo que se puede medir se puede mejorar como la popularidad y la intención de voto, la aceptación, etc. Así empieza la idea de medir la opinión pública como técnica: cómo interpretarla y para que usarla.

Cuando una campaña intenta persuadir en realidad lo que desea es seducir. Persuadir es convencerlo de que pienso como ustedes, persuadir no es hacer cambiar de opinión, sino sintonizar, por eso se está investigando constantemente al elector para encontrar la forma de persuadirlo.

Un buen programa de investigación electoral debe tener varias cosas, por ejemplo; 1-Una encuesta base: es el punto de partida, es bastante extensa pero nos va a permitir conocer a profundidad el terreno, el estado de ánimo de la gente, temas de imagen, nivel de conocimiento, nivel de simpatía, nivel de rechazo, intención de voto, decisión de voto, cualidades de liderazgo, medios de comunicación, cuales son los problemas colectivos y personales, como ven su localidad, etc. 2- Encuestas de seguimiento, al menos cada tres meses y mensual el año electoral. 3-Tracking Poll el último mes de campaña cada tres días. 4- Encuesta del día anterior, nos ayuda a preparar el discurso del día “D”.

Fuente: Blog Marketing Político y Gobierno