Por qué se pierde una campaña política

Por: Karen Gaviria

Cuando hablamos de pérdidas normalmente nos enfocamos en lo que nos pasa a nosotros como sociedad, el desempleo, el IVA en 19%, el aumento en los impuestos.

Pero alguna vez se ha preguntado ¿qué le duele a un político? A ellos les duele perder una campaña, eso sí que les duele.

En una de las tantas conversaciones que he tenido con consultores expertos en comunicación política, una vez uno de ellos me dijo, si te vas a dedicar a esto debes tener claro 2 cosas: la primera, es que el éxito de toda campaña está en enamorar al electorado; la segunda, no importa cuál sea la causa, la campaña más cara es la que se pierde.

Hay mil maneras de perder una campaña, en las elecciones pasadas a nivel nacional tuvimos un fenómeno poco común en Colombia, y es que por primera vez en muchos años, vimos el voto de opinión salir a votar en contra de las maquinarias ya establecidas. El primer error de aquellos que perdieron, fue dar por hecho su triunfo antes de meter el gol.

El triunfalismo y la soberbia de los políticos y su equipo asesor, que es normalmente en un comité de aplausos, es asumir que todo está perfecto y que no necesitan leer de manera inteligente las necesidades comunicativas de aquellos grupos a los cuales se están dirigiendo.

Las elecciones no son un proceso racional, son un proceso emocional. Si usted como político quiere ganar unas elecciones, deje a un lado su discurso técnico y aburrido y enfóquese en sentir, en leer el momento apropiado para acercase a su público y así crear experiencias a su alrededor y el su campaña.

El segundo error es creer que con dinero todo se puede, que apunta de tamales y uno que otro milloncito, usted está hecho, esto sí que es un error garrafal, porque si bien no podemos evadir el hecho de que en Colombia la dinámica de la política es así, también está claro que estas acciones por sí solas no conllevan al éxito; es aquí donde entra el elemento principal de toda campaña y es la estrategia.

Si usted no cuenta con una, dé por hecho que está en desventaja. Usted debe tener claro para qué le sirve cada acción, a qué público le va a dar el tamal, pero también con qué mensaje lo va a acompañar. La política ha cambiado, los votantes hoy en día son mucho más sofisticados, ellos se le comen el tamal, pero al final; votan por aquel que haya logrado conquistar o despertar, de alguna u otra manera un sentimiento en su corazón, y esto solo se logra con estrategia.

Por último, el error más común en campaña, es la falta de profesionales en comunicación política, cuando usted está enfermo del corazón, no busca a un cirujano plástico para que se lo arregle, usted acude a un cardiólogo, profesional especialista en esta clase de cosas.

En campaña esta ley aplica tal cual, usted necesita personas expertas, y cuando me refiero a expertas, me refiero a personas realmente preparadas para acompañarlo y aportarle en su proyecto político.

Fuente: CronicadelQuindio.com