Kennedy el héroe, y su clip de corbata

tieclip

Por: Xavier Peytibi

A las 2 de la madrugada del 2 de agosto de 1943, la lancha torpedera PT109, liderada por el teniente John Fitzgerald Kennedy, que patrullaba la zona de las islas Salomón, fue literalmente arrollada por el destructor japonés Amagiri. El impacto los cogió por sorpresa en una noche sin luna, sin la menor oportunidad de quitarse del camino del buque que los superaba en peso y en tamaño.

Después de la brutal colisión la PT-109 quedó partida por la mitad, dos marinos murieron en el acto y dos más resultaron gravemente heridos. Los restantes 11 náufragos lograron llegar a la isla Plum Pudding (ahora conocida como Isla Kennedy). La maltrecha tripulación tuvo que nadar cuatro horas para recorrer las 3,5 millas (5,6 Km), con la esperanza de no encontrarse con tiburones. Kennedy pudo haber llegado sin dificultad ya que fue miembro del equipo de natación de la Universidad de Harvard, pero se mantuvo con el grupo ayudando a los heridos.

La isla era muy pequeña, desierta y sin agua ni comida. Es por eso que Kennedy nadó cerca de 4 kilómetros más a las islas de Naru y Olasana en busca de ayuda y comida. Posteriormente, condujo a sus hombres a Olasana donde había cocoteros y agua. Los tripulantes sobrevivieron 6 días a base de cocos hasta que fueron encontrados por los isleños, pero como no cabían en el cayuco y debido a la barrera del lenguaje, Kennedy escribió un mensaje en un coco para que fuera llevado con mucho riesgo por los nativos melanesios hasta la base norteamericana de Rendova, a 56 kilómetros, para posteriormente ser rescatados por la PT-157.

Por su valor, Kennedy fue condecorado con la Medalla de la Armada y del Cuerpo de Marines.  Aunque en términos militares la acción fue insignificante en daños al enemigo, la lancha torpedera y su accidente fueron extremadamente bien documentados y publicitados. Su padre, Joe Kennedy, con una gran “visión de futuro”, se encargó de que se publicitara en diarios y revistas, como en el NewYorker o en Reader Digest. Esta hazaña le dio popularidad y con ella comenzó su carrera política. Kennedy representó al estado de Massachusetts como miembro de la Cámara de Representantes desde 1947 hasta 1953, y luego como senador desde 1953 hasta que asumió la presidencia en 1961. En la campaña presidencial, la hazaña del PT109 estaba bastante olvidada, y el candidato recibía a menudo ataques por su poca experiencia y su juventud. Fue entonces cuando desde su equipo se encargaron de que Kennedy siempre luciera bien visible un clip en su corbata. Ese clip tenía la forma del barco torpedero y la inscripción “Kennedy”.

Aunque el candidato jamás hablaba del tema, su pin siempre recordaba que era un héroe de guerra a la gente que lo contemplaba. Además, miles de folletos que explicaban la historia acaecida aquella noche de 1943 y los esfuerzos de Kennedy para salvar a su tripulación, fueron enviados por correo a cientos de miles de hogares en todo el país y también se crearon juguetes en forma de barco y decenas de miles de clips de corbata de bronce para regalar a los simpatizantes.

De esos clips, 5 fueron realizados en oro, que se entregaron, una vez conseguida la victoria electoral, a los más altos cargos del equipo. Uno de ellos fue para su hermano Robert, que lo depositó, años más tarde, en el féretro del Presidente.

Esos pins, los de bronce, aún pueden encontrarse y comprarlos, en la web de la biblioteca JFK. Fueron los que ayudaron a que Kennedy obtuviera la victoria electoral.

PD: El mito del PT109 ha continuado hasta el día de hoy. Incluso se estuvo buscando durante muchos años los restos del barco, que fueron encontrados en 2002 por el Dr. Robert Ballard.

PD2: Por cierto, el coco donde Kennedy escribió su petición de ayuda estuvo durante toda la Presidencia en la mesa del despacho oval. Ahora reposa en una urna de cristal de la biblioteca presidencial JFK.

Fuente: Blog de Xavier Peytibi