El tiempo, ¿amigo o enemigo de la política?

En política como en la vida diaria, “EL TIEMPO ES ORO” y cada cosa tiene su tiempo y lugar.
El tiempo es un factor que muy poco se tiene en cuenta dentro de las organización de los procesos electorales. La coordinación y el manejo de los tiempos es un punto clave y decisivo a la hora de definir la estrategia, los medios de difusión y los roles que el equipo de campaña jugarán en el desarrollo de la campaña.Es allí donde debemos entender el tiempo como dimensión de la campaña y preguntarnos si ¿debemos seguir trabajando con lo que ha funcionado bien o replantear el proceso y manejar cada contenido de campaña en su momento indicado? .

Para hacer un manejo eficaz de los tiempos de una campaña, hay que identificar sus fases principales y aplicar los contenidos específicos mas adecuados para cada una de ellas. Estas etapas de la campaña van fuertemente ligadas al proceso de decisión del voto, es este el factor que defines los tiempos.

La máxima eficacia en la obtención de votos se produce cuando los contenidos de campaña, adecuados para cada segmento, se comunican en el momento en el cual estos segmentos procesan su decisión de voto.

Las campañas políticas se pierden por el mal manejo del tiempo (“timing”), el poco éxito en el uso del ritmo, la velocidad y las pausas propias de una campaña electoral. La aceleración, desaceleración o detención en las acciones que permiten en ultimas lograr diversos efectos en el electorado y la opinión pública. ¿Ejemplos? varios, basta con analizar procesos electorales para encontrar, no todo es dinero y tampoco encuestas, sino saber invertir los recursos (no siempre económicos) en el momento más indicado.

Pd: El manejo del tiempo no es solo importante en la elección, también entra a ser fundamental en la gestión.

Fuente: Blog de Alejandro Contreras