EE.UU. 2016: ¿Por qué hay mil y un candidatos a Presidente?

election-2016

Por: Xavier Peytibi

Por ahora, son 12 los candidatos que se han presentado ya a las primarias republicanas. Se trata de Jeb Bush, Ben Carson, Ted Cruz, Carly Fiorina, Lindsey Graham, Mike Huckabee, George Pataki, Rand Paul, Rick Perry, Marco Rubio, Rick Santorum y Donald Trump. El próximo 24 de junio está previsto que se presente Bobby Jindal, con lo que el número ascenderá a trece (por ahora). En algunos círculos se empieza a indicar que el número es altísimo, y que sólo conseguirá dividir al partido republicano. Algo mejor lo tendrían en el partido demócrata, con “sólo” 4 candidatos: Lincoln Chafee, Hillary Clinton, Martin O’Malley y Bernie Sanders. [Podéis leer sobre todos ellos en la web Elecciones USA]. Se dice que son muchos pero, ¿realmente es así?

Para averiguarlo he analizado los últimos 100 años de elecciones, y extraído unas conclusiones:

En 1920, en Estados Unidos, terminada ya la primera guerra mundial, las huelgas generalizadas, la depresión económica, los disturbios raciales e incluso algún temor de ataque terrorista en Wall Street dominaban el contexto social y político del país. Los otrora grandes líderes ya no estaban: Theodore Roosevelt había muerto el año anterior, y el entonces Presidente, Woodrow Wilson -que no podía moverse por un accidente cardiovascular y que, de facto, no ejercía como líder de la nación- era vilipendiado por la población. Era el final de una era, y el inicio de otra. Ese año, el 2 de noviembre hubo elecciones, todos con nuevos candidatos. La cifra de candidaturas era inmensa: 17 candidatos demócratas por 8 candidatos republicanos. Ganó Warren G. Harding a James Cox, quien contaba con un jovencísimo candidato a vicepresidente de 37 años que se dio a conocer: Franklin D. Roosevelt.

En las elecciones de 1948, tras la muerte de Franklin D. Roosevelt en 1945 que dio la presidencia al vicepresidente Truman, muchos eran los republicanos que veían segura una victoria de su partido. Por los republicanos hubo 9 candidatos, ganando finalmente Dewey, aunque perdería las elecciones de modo sorprendente frente al propio Truman.

En 1964, tras la muerte de Kennedy, también era previsible un cambio ante el malestar por la presidencia de Lyndon B. Johnson. Fueron 10 los candidatos republicanos que se presentaron.

En 1972, con una baja aceptación de Nixon por la guerra de Vietnam, también era probable un cambio en el gobierno, pero no fue así, pese a que fueron 16 los demócratas que se presentaron como candidatos a las primarias. Dos años después, dimitió el republicano Nixon, gobernando el vicepresidente Gerald Ford. La sensación de cambio, ahora ya con el escándalo Nixon, duró hasta las elecciones de 1976, y la prueba fueron los 14 candidatos demócratas que aspiraban a la presidencia, ganando Jimmy Carter finalmente al entonces Presidente Ford.

Cuatro años después, la situación era la contraria. Todos esperaban la caída de Carter, por la crisis económica y especialmente por la crisis de los rehenes en Irán. Es por ese motivo que se presentaron 10 candidatos republicanos, entre ellos Ronald Reagan, quien ganaría esas elecciones.

En 1988, la crisis estaba en ambos partidos. Era el final de otra época política. Ronald Reagan ya no se volvía a presentar, y el liderazgo de Walter Mondale en el partido demócrata también había llegado a su fín. Era la hora de nuevas caras, algunas de las cuales llevaban esperando años a salir al escenario. Por los demócratas se presentaron 13 candidatos, y 8 por los republicanos. Ganaría George H. W. Bush. Cuatro años más tarde, ante una Presidencia desgastada e impopular, los demócratas vieron una oportunidad, presentándose 8 candidatos, entre los cuales, Bill Clinton, que ganaría esas elecciones.

En el 2000, con el fin de las dos legislaturas de gobierno, también hubo muchas esperanzas republicanas en conseguir la victoria contra el vicepresidente de Clinton, Al Gore. Fueron 14 los candidatos que se presentaron por el partido republicano, ganando uno de ellos, George W. Bush.

En 2008 fue el cambio de era, de nuevo. Era el fin de George W. Bush, y tanto el partido republicano como el demócrata buscaban nuevos líderes. Esa es la razón de que se presentaran 10 candidatos demócratas y 12 republicanos.

En la historia de las elecciones estadounidenses, acostumbrados a tener una media de 3-6 candidatos por partido y elección, vemos que es sólo en casos puntuales cuando el número de candidaturas aumenta. Por lo observado, entiendo que es:

1. Cuando hay una derrota previsible del adversario
2. Cuando falta un líder en el propio partido, por un cambio generacional
3. Cuando los candidatos quieren posicionarse, tal vez no para ganar, pero sí pero pensar en su futuro político como vicepresidente o como alto cargo en el partido o en su Estado
4. Cuando es su última oportunidad, después de un ciclo del partido adversario, para sobresalir

Así pues, las elecciones de 2016 cumplen con estas “reglas” que acabo de inventarme: no hay un líder en el partido republicano, no se presenta el Presidente Obama al haber agotado las dos legislaturas, y es un gran momento para destacar, después de 8 años de espera (muchos republicanos no se presentaron en 2012, al ser complicado vencer).

Llevamos 4 candidatos demócratas por 13 republicanos. Y considero que no, no es un gran número, es algo lógico y normal, como hemos visto en los últimos 100 años de elecciones estadounidenses, especialmente en 1920, 1988 y 2008. Eso sí, o faltan más líderes que perduren en el tiempo, o las eras políticas duran menos, o hay más dinero para lanzar candidatos, ya que esas situaciones excepcionales las encontramos más a menudo que en décadas anteriores.

Fuente: Blog de Xavier Peytibi


EVENTO RECOMENDADO

The Victory Awards Conference & Gala 2015 se llevará a cabo del 1 al 3 de Julio, 2015 en Washington, DC.
Descuentos especiales para grupos en: http://victoryawards.us/la-sede-del-evento-en-el-corazon-de-capitol-hill/ ◄◄